Portugal, ¿Gestación subrogada "gratis"?

 

Durante estas últimas semanas se ha hecho pausible la posibilidad de realizar la gestación por sustitución o subrogada (peyorativamente denominada vientre de alquiler) en Portugal de forma altruista que no gratis, tal y como nos han llegado a decir clientes por haberlo leído en llamativos (y desinformados) artículos en internet o medios de comunicación: ABC, Mi bebé y yo, Ser padres, El Diario, El Mundo, El País, etc.

Aparénteme son muy buenas noticias, por múltiples factores: la cercanía del país con España, Portugal pertenece a la UE y está dentro del espacio Schengen,...Todo ello sin duda facilitaría mucho los trámites legales para el regreso a España con el bebé (otro tema sería la asignación de la filiación del bebé a ambos padres de intención).

Es importante matizar que gratis no es lo mismo que altruista.

Altruista es como se denomina a la técnica reproductiva de gestación subrogada realizada sin compensación económica a la gestante, pero no implica gratis, ya que los padres de intención deben asumir los costes clínicos, jurídicos, traducciones y los gastos que le suponga a la gestante la medicación, trasporte o incluso los gastos asociados a que la gestante no pueda trabajar (entre otras posibles situaciones). Estos aspectos no están contemplados claramente en la ley aprobada en el país vecino, por lo que habrá que esperar para conocer cómo se computan estos gastos en la práctica.

El modelo de gestación subrogada planteado en Portugal es similar al que existe en Canadá: gestación subrogada altruista, donde los costes totales del proceso para los padres de intención rondan los 80.000€.

La ley portuguesa se ha publicado, pero no hay más conocimiento práctico, no se sabe cómo van a resultar estos procesos, ni tampoco si Portugal va a permitir el acceso a las parejas extranjeras. De hecho, la ley en principio estaba destinada únicamente a parejas heterosexuales portuguesas con problemas de fertilidad, por lo que se descartaba la posibilidad de que extranjeros pudieran acceder, ahora se ha ampliado el acceso a mujeres solas y parejas de lesbianas y parece que también a los extranjeros (padres de intención y gestante), si bien, será el comité designado por el Consejo Nacional de Procreación Médicamente Asistida (Conselho Nacional de Procriação Medicamente Assistida, CNPMA) quien tenga la última palabra, pues todos los casos deben ser evaluados por dicho comité y sin su visto bueno no se podrá acceder a la técnica.

La ley si que recoge ciertos parámetros a cumplir, entre otros:

  • Sólo podrán acceder a la técnica mujeres que presenten claramente informes médicos que las imposibilite gestar, quedando así descartadas las mujeres que aparentemente pueden gestar, pero que en la práctica no lo consiguen: sufren múltiples abortos de repetición, no consiguen el embarazo tras múltiples tratamientos de reproducción asistida (inseminaciones, FIV, donación de gametos, etc.), etc.
  • Sólo se podrá transferir un embrión en cada transferencia.
  • Se establece un límite de edad para padres (50 años) y gestante (45 años).
  • Se exige un límite de contacto entre gestante y niño/s nacidos, de tal modo  que no se contempla que la gestante pueda ser familiar directo o amigo cercano a la pareja.
  • La gestante sólo podrá prestarse a la técnica una única vez.
  • Así mismo la gestante será desestimada si tiene algún tipo de relación laboral o subordinación económica con los futuros padres.
  • No se establecen cuántos intentos podrán realizarse con la misma gestante para conseguir el embarazo.
  • El óvulo nunca tendrá la carga genética de la gestante y se exige que al menos uno de los padres de intención aporte su genética.
  • Los padres deberán asumir los gastos derivados del control sanitario de la gestación, así como los jurídicos.
  • No hay límite en cuanto a la cantidad máxima de estos gastos, aunque deberán ser registrados en forma de facturas, recibos etc.
  • De establece una pena de hasta 2 años de cárcel y multas de hasta 240 días, tanto para padres como gestante, si se demuestra que en la relación entre estos media un interés comercial.
  • En caso de malformación fetal manifiesta, la gestante es quien decide si interrumpe el embarazo, si bien, los padres de intención deberán hacerse cargo del bebé una vez nacido.
  • Si durante el proceso, se observara algún aspecto (sea cual fuere) fuera de norma, se establece una pena de 1 año de cárcel o 120 días de multa.
  • El proceso se podrá llevar a cabo en centro médico portugués, público o privado autorizado, y los centros tienen derecho a decidir si lo realizan o no para cada caso.
  • Para poder acceder al tratamiento, cada caso deberá estar autorizado previamente por el Consejo Nacional de Procreación Médicamente Asistida (Conselho Nacional de Procriação Medicamente Assistida, CNPMA) que establecerá unos parámetros de aprobación tras el estudio de cada caso. Este estudio será llevado a cabo por trabajadores sociales, médicos, psicólogos y abogados especialistas portugueses.
  • Aunque los padres de intención y/o la gestante sean extranjeros, todo del proceso deberá llevarse de forma íntegra en Portugal: FIV, embarazo y parto; y toda la documentación presentada deberá estar en portugués.

A pesar de tener todos estos puntos claros, la realidad es que no se conoce con certeza el coste del proceso en Portugal, ya que de momento puede ser un saco sin fondo. Lo que sí se sabe es que el sanidad pública portuguesa no está a la altura de la española y que las clínicas de reproducción asistida en el país vecino son bastante más caras que en España, al igual que la medicación. Debido a esta situación, las clínicas españolas especializadas en reproducción asistida reciben a muchos clientes portugueses. 

No se conoce la seguridad jurídica práctica que pueda ofrecer Portugal ni la respuesta de España a la hora de registrar a los niños nacidos por gestación subrogada en Portugal. Se ha llegado a decir que la gestante puede ser española y que podría someterse a los procedimientos de reproducción asistida en Portugal y pasar los seguimientos ginecológicos en España... mucho cuidado con estas opiniones y recomendaciones, ya que la ley portuguesa especifica que los seguimientos médicos se realicen en Portugal y además, si la gestante diera a luz prematuramente y el nacimiento se produjera en España, se considerará madre a la gestante. 

 

Por todo ello, desde Surrofamily recomendamos mucha cautela a la hora de decidirse por Portugal para ser padres, aún hay demasiadas incógnitas para poner todas las esperanzas a la hora de formar una familia en Portugal. 

 

A día de hoy, nuestra recomendación es asegurarse eligiendo un destino con la suficiente experiencia en gestación subrogada, y garantista para todas las partes. No es tan importante que sea un proceso altruista como que sea garantista y sobre todo con experiencia. Los destinos como Estados Unidos y Ucrania, son destinos seguros, y con costes conocidos.