Más allá de las palabras, en gestación subrogada

 

Te dispones a salir de casa, con algo de prisa. Cierras tras de ti la puerta y está lloviendo. Pero eres una persona decidida a afrontar el día de cara y sigues caminando hasta una tienda cercana donde venden paraguas. Entras en la tienda y le pides al dependiente algo que te sirva para no mojarte y muy amablemente el dependiente escucha tu petición. Pero parece que no te ha entendido, encima del mostrador te ha puesto un sombrero de playa. Le vuelves a decir que deseas comprar algo que te sirva para no mojarte y el dependiente te ofrece otro gorro veraniego, pero esta vez de otro color. Esta situación en la que interlocutores no se entienden está al orden del día, o alguien no se expresa correctamente, o quien escucha no entiende o no pone demasiado de su parte. Claro que también puede ser, que el dependiente de nuestra historia tenga un mal día, o muchos seguidos... Lo mismo ocurre con acepciones como gestación subrogada, vientre de alquiler, madres gestantes, madres donantes, madres portadoras etc.. 

 

Está claro que el lenguaje es muy importante, y a nadie se le ocurre referirse a algo con vocablos o expresiones no correctas que no tienen que ver con el significado de su mensaje, ya que si las palabras empleadas no son las adecuadas, no le entenderán. 

Al referirse a la Gestación Subrogada, muchas veces se utilizan términos derivados de otros idiomas, que traducidos al español, son muy desafortunados y llegan a ser peyorativos. 

Los futuros padres empiezan a familiarizarse con la técnica y en ocasiones no conocen los términos más adecuados para referirse a ella, muchas veces debido al uso incorrecto de las palabras que se realiza en los medios de comunicación (vientre de alquiler, madre sustituta, etc.). 

Pero también existen ciertos profesionales de Gestación Subrogada que emplean este lenguaje peyorativo del proceso de Gestación Subrogada, y no hacen más que engrosar la falta de ética y profesionalidad por su parte a la hora de ofrecer unos servicios que no son cómo los describen. Porque muchas expresiones se utilizan para hacer mención a la Gestación Subrogada (GS), pero que nada tienen que ver con esta técnica de reproducción asistida: 

  • Vientre de alquiler. En GS, el vientre no se alquila, sino que se dona la capacidad de gestación. También hay que recordar que el vientre no es un útero, la palabra engloba a todos los órganos viscerales por debajo del diafragma hasta la sínfisis del pubis. 
  • Maternidad sustituta o subrogada.  La maternidad no se subroga, ni se alquila, ni se sustituye. La maternidad corresponde por entero a la madre, que va a ser quien acoge al bebe tras un proceso de GS. La "madre" según la legislación española es quien da a luz o pare al bebé. Obviamente es un anacronismo en toda regla, pues en la actualidad hay madres por GS que incluso han aportado sus óvulos. Es decir, científicamente mediante ADN pueden demostrar su maternidad biológica. Nuestro concepto de familia ha cambiado, se ha ampliado, tenemos una gran diversidad familiar que hace aún más anacrónico el término maternidad sustituta o subrogada, muchas veces no existe madre, sólo hay un padre o dos padres, y la GS es la técnica que les ayuda a formar su familia.
  • Madre gestante, madre portadora.  Por lo anteriormente comentado, la madre gestante, tampoco es madre. Su misión no es la crianza y cuidar al bebe, ni de integrarlo en su núcleo familiar. Por eso la palabra que más la describe es simplemente la de gestante. El referirse a esta última como portadora, no hace más que cosificar a la mujer.
  • Madre donante. La donante de óvulos nunca es madre y mucho menos en nuestro país por ser donación anónima. La ovodonación es una técnica más, dentro de la reproducción asistida que se une muchas veces a la GS, para ayudar a formar una familia. Hay que conocer también una regla de oro para que se denomine el proceso como GS y es que el óvulo nunca pertenece a la gestante, si no que es de una donante (anónima o no) o de la madre de intención.

 

Por todo ello, el empleo de las palabras correctas es muy importante para todos: tanto para los profesionales como para los padres.  

Regresando a los tiempos de las primeras técnicas de reproducción asistida que se realizaron en nuestro país, muchos recordamos expresiones como las de bebe probeta. A medida que las técnicas de reproducción asistida se han ido generalizando y extendiendo, la sociedad ha evolucionado y estas expresiones ya no se usan, era una expresión dañina y peyorativa tanto para los padres como para el niño. De la misma manera se espera que ocurra con la GS, afortunadamente vemos como cada día los medios de comunicación son mucho más respetuosos con la técnica y utilizan las palabras correctamente, así como la mayoría de los profesionales, lo que sin duda es indicio de una buena ética profesional.

 Pero no nos engañemos, hoy en día hay un gran tabú en lo que se refiere a las técnicas de reproducción asistida, y más aún en GS, y muchos padres reniegan de estas técnicas y evitan facilitar información de sus orígenes a sus propios hijos, así como a su entorno personal, por miedo al rechazo y a las habladurías.  

 Quienes somos padres por GS aún tenemos que escuchar eso de: ¿Quién es la madre del bebé? Sólo podemos hacer una cosa, contestar rotundamente "la madre soy yo", o "mi bebé no tiene madre, sólo un padre o dos padres".  Nos toca educar en las palabras al resto de la sociedad. ¿Cuánto tiempo tendrá que pasar hasta que las palabras se usen adecuadamente y se eliminen los tabúes? 

 

Escribir comentario

Comentarios: 4
  • #1

    Criando247 (sábado, 02 julio 2016 01:00)

    La palabras son poderosas.
    Es muy importante divulgar la forma correcta de utilizar el.lenguaje para que no cause daño, estigmas, prejuicios... en todos los ámbitos que aún permanecen en la ignorancia colectiva como la GS, la diversidad funcional/discapacidad, la homosexualidad, etc.

    Muy interesante post, he aprendido rápidamente la forma de referirme a este tema y las partes involucradas. Gracias !

  • #2

    Surrofamily (sábado, 20 agosto 2016 18:51)

    ¡Muchas gracias por tu apreciación!

  • #3

    Olaya Psicóloga (martes, 23 agosto 2016 17:26)

    Aún existe demasiado desconocimiento y cantidad de tabúes acerca de temas tan a la orden del día como estos. Gracias a personas como tu que informáis con vuestras propias experiencias poco a poco conseguiremos que la mente de la gente se abra a los avances de la vida. Un saludo y gracias.

  • #4

    Surrofamily (miércoles, 24 agosto 2016 14:23)

    La verdad es que aún hay mucho desconocimiento, rechazo y muy poca empatía. Muy poca. Lo compruebo en internet cada vez más. Sobre todo en redes sociales en las que no existe transparencia sobre quien está al otro lado del teclado y tras el anonimato de un nick se escribe cada burrada que en fin...
    Muchas gracias.