Cómo llegar a ser padre por Gestación Subrogada y no morir en el intento

Después de tiempo meditándolo, habéis tomado la decisión de ser padres por Gestación Subrogada. Podríais pensar que lo más difícil ya está hecho, sin embargo, ahora es cuando os llegará multitud de información  para poder tomar la decisión de comenzar con vuestro proceso.

Y aquí comienza la carrera de obstáculos:

1.- ¿Y la adopción?
Hay quienes orientarán a los futuros padres hacia la adopción, que es un derecho del menor y no una técnica de reproducción asistida como sí lo es la gestación subrogada, y se verán teniendo que justificar y casi dar explicaciones de por qué acuden a la Gestación Subrogada y no a la adopción para ser padres, cuando esos mismos quienes nunca harían la misma pregunta a los que recurren a una FIV. 
Incluso puede que esos futuros padres lleguen a sentirse culpables por no adoptar, cuando no es una obligación y, además, en muchas ocasiones tampoco se permite adoptar a aquellas personas que hayan sufrido una enfermedad grave o bien, debido a su edad, no les dan acceso a niños pequeños; a lo que hay que añadir los casi infinitos tiempos de espera hasta que por fin se adopta al menor.

2.- Recurrir a otro país.
En España la gestación subrogada es alegal: El artículo 10 de la Ley 14/2006, de 26 de mayo, sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida establece que el contrato por el que se convenga la gestación, con o sin precio, a cargo de una mujer que renuncia a la filiación materna a favor del contratante o tercero es nulo de pleno derecho. 
Y la Instrucción DGRN de 5 de octubre de 2010 deja sin contenido efectivo la prohibición de la gestación subrogada en España, al contemplar la inscripción en el Registro Civil de niños frutos de esta técnica.
Con esta base legal, los españoles pueden recurrir a la gestación subrogada en un país extranjero y regresar con sus hijos a España, siendo éstos españoles.

3.- Obtener financiación
El coste de los procedimientos médicos,  la compensación a la donante y a la gestante, los viajes al país elegido, la estancia, etc., deben ser asumidos por los padres en un tiempo relativamente corto, 12-18 meses, por lo que es necesario disponer del dinero antes de iniciar el proceso. 
Si no se dispone de todo el dinero, obtener financiación es prioritario, ya sea a través de préstamos personales, hipotecas de bienes o similar.

4.- Los nervios
Vivir el embarazo en la distancia no es fácil, el seguimiento periódico del estado de salud de la gestante y el bebé ayudan a calmar los nervios, al igual que los contactos por Skype con la gestante (cuando sea posible). Pero son 40 semanas de embarazo y como cualquier padre, la mayor preocupación es que todo vaya bien.

5.- Aspectos legales
Es muy importante conocer la legislación vigente en el país elegido, Así como conocer los requisitos que el consulado exigirá para obtener el pasaporte del bebé y poder regresar a casa. De esta forma evitaremos malentendidos y situaciones desagradables.





Escribir comentario

Comentarios: 0